Los molinos de pan están concebidos específicamente para las panaderías, pero también encuentran un lugar en restaurantes y estructuras hoteleras, para recuperar el pan duro, sin derroches. El funcionamiento es intuitivo y permite conseguir rápidamente pan rallado, para un uso prácticamente ilimitado, sin alguna necesidad de asistencia.