La tina de madruación es esencial para producir grandes cantidades de mezcla para helados de calidad. Mantiene homogénea la mezcla y evita la separación de los ingredientes. Hidrata los sólidos, en particular los estabilizadores y aumenta la viscocidad de la mezcla. La tina reduce el tiempo de trabajo del pasteurizador en la fase final del enfriamiento.